Palabras de despedida para nuestro hermano Ramón

Querida familia, querid@s amig@s y compañer@s de Ramón, amig@s de tod@s, muchas gracias por estar aquí.

Hoy es un día de despedida pero también empieza una etapa distinta, una etapa de tenerle presente en el corazón a lo largo de nuestras vidas.

Muchos de vosotros os habéis podido despedir de él, en las visitas, en el homenaje de Rosales, en las maravillosas cartas que le habéis enviado, en las presentaciones de sus dos últimos libros, encuentros que él ha podido compartir a través de su ordenador y que le han llenado de satisfacción y de alegría, ha sentido toda vuestra admiración y cariño y lo más importante se ha dado cuenta que su vida y sus ideas han dejado unas raíces muy sólidas y profundas en todos nosotros, ya nada será igual, contaremos siempre con sus enseñanzas y con el ejemplo de su vida.

Hasta el final Ramón ha estado trabajando con un gran tesón en sus últimas publicaciones, todo lo que sabía lo tenía que compartir con todos, para él era muy importante hacernos pensar, sobre todo hacernos pensar distinto.

Ramón tenía dos familias, la biológica y los ecologistas y las asociaciones a las que prestó su apoyo y dedicó su vida. Nosotros sus hermanos, sobrinos y primos vivimos con un Ramón alegre, cercano y muy cariñoso que le encantaban las reuniones familiares, que nos hacía reír con su gran sentido del humor, siempre estaba gastando bromas, sus sobrinos se sentían muy cercanos a él, había borrado la diferencia generacional.

Un Ramón que se ocupó muchísimo de nuestra madre durante sus últimos años. Allí estaba todos los domingos en Rosales para pasar el día con ella y llevarla a misa, él que era agnóstico, y en el mes de agosto la acompañaba 15 días, para que todos pudiésemos veranear tranquilos. No se olvidaba de llamar a los sobrinos cuando sabía que se acercaba un examen difícil, ó había algún problema, y siempre tenía regalos para todas las celebraciones.

Este hermano nuestro tan entrañable, fue un niño listo y travieso, luego se convirtió en un joven guapo, inteligente y muy trabajador, que un día hace muchos años decidió que había que ser consecuente y vivir de acuerdo con las ideas que tenía. Las ideas que tenía no eran las ideas de la sociedad en la que se había criado. Con valentía y soledad, rompió con su anterior modo de vida y se despojó de la mochila de su pasado. Dejó un futuro profesional seguro y brillante, por una vida mucho más incierta pero no rompió con su familia. Nunca intentó convencernos de sus ideas ni las sacó a relucir en nuestras reuniones, respetó la diversidad de opiniones dentro de la familia.

Leíamos sus libros que poco a poco se iban amontonando en la mesa de nuestro padre, conocíamos su activismo ecologista y político social, pero ha sido durante estos dos últimos dos meses, cuando a través de todas vuestras manifestaciones nos hemos dado cuenta de todo su trabajo y de la ingente tarea que ha desarrollado en su vida.

Vivió con pasión y amor hasta el final de sus días, pasión y amor por su querida Ana, por su trabajo, por sus amig@s y compañer@s, por su familia.

En sus últimos días nos ha dado paz, serenidad y valor. Ha sido consecuente y coherente hasta el final. Para nosotros ha sido un honor tenerle como hermano.

Querido Ramón hasta siempre, siempre estarás en nuestros corazones.

Anuncios

Acerca de laexplosiondeldesorden

Activista en Ecologistas en Acción.
Esta entrada fue publicada en Obituarios, Poesía y otras notas en homenaje a Ramón F.D. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s