Las plumas del Movimiento #15M

Ramón Fernández Durán, que siempre será un referente para el ecologismo social, decía que los ciudadanos/as votábamos cada cuatro años, y que los mercados lo hacían todos los días.

Por: Josué González Pérez – en http://www.dosmanzanas.com

“Todo lo que ha sido construido históricamente, puede ser destruido políticamente”. Paul-Michael Foucault (1926-1984).

El llamado “Movimiento #15M” ha puesto fin a la pasividad ciudadana durante la etapa de mayores ataques a los derechos sociales. Desde la huelga general del pasado 29 de septiembre, la situación se ha ido haciendo insostenible, pues su revolución ya había empezado. Los grandes poderes económicos salían premiados por sus delitos y nos sometían a sus dictados a través de los parlamentos que, supuestamente, funcionan como órganos de representación del pueblo, algo que resulta imposible en el sistema capitalista. Quienes toman nuestras decisiones no suelen ser nuestros representantes, sino los mercados. Podríamos decir que Botín es un legislador.

Ramón Fernández Durán, que siempre será un referente para el ecologismo social, decía que los ciudadanos/as votábamos cada cuatro años, y que los mercados lo hacían todos los días. Su herramienta es el bipartidismo en el que vivimos, que asegura su gobierno a toda costa, y despliega lo que el filósofo esloveno Slavoj Zizek denomina “postpolítica”. Esto es, una maniobra política discursiva que presenta las medidas antisociales aprobadas en los parlamentos como “indiscutibles”, fruto de un “sentido común”. Se intenta negar cualquier conflicto que proponga la recuperación de una verdadera politica. En nuestro caso concreto, las transmaribibolleras somos la cabeza de turco de los dos grandes partidos en base al recurso de inconstitucionalidad sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, por ejemplo.

El Partido Popular suele funcionar con estrategias discursivas para asegurarse el electorado más conservador, mientras el PSOE se presenta como la única opción posible para frenar una temida derecha. Esta representación de la política sólo es posible si existen cuestiones que no se tocan, que pasan a segundo plano. He aquí el discurso hegemónico de la ideología neoliberal: la economía ni tocarla. Así, de nada nos vale que se reconozca un derecho si no existe una garantía material, para que no se conviertan en una simple ilusión, como el derecho a la vivienda. Esto es, para que desarrollo de las relaciones afectivo-sexuales sea libre e igualitario es necesario que no exista una dependencia económica. También puede pasar que no exista una posibilidad mínima de emancipación por encontrarse dentro de lo que Marx (1818-1883) denominaba “ejército de reserva” (desempleadas permanentes), como puede ser el caso de las lesbianas, las bisexuales, transexuales o transgénero. Aunque podríamos matizar dicho concepto marxista, porque que estas mujeres no estén insertadas en el mercado laboral, eso no quiere decir que no tengan un trabajo ( no remunerado) dirigido a la reproducción de la vida, esto es, los cuidados o las tareas domésticas.

Es innegable también que los discursos liberales han calado en la conciencia, actuaciones y estrategias de los movimientos de liberación sexual. Muchos han caído en la trampa del bipartidismo al pensar que no es posible cualquier iniciativa o discurso político que esté delimitado por el campo político bipartidista. Esta férrea creencia no es más que el triunfo de la estrategia del sistema político, como pasa cuando muchos obreros/as votan al Partido Popular, ya que, directa o indirectamente, aprueban la idea de que su condición sólo mejorará si mejora la del empresariado, aunque eso signifique ponerse la soga al cuello. ¿Hemos perdido? ¿Pensamos que nuestra derrota es inevitable? Si no es así, ¿ por qué no se nos ocurre la idea de exigir la elaboración colectiva y participativa de una nueva constitución que reconozca el derecho al reconocimiento efectivo de la pluralidad de relaciones, que no necesariamente tengan que asimilarse a la tradición del modelo heterosexual?

Las propuestas del Movimiento #15M significan un buen comienzo para cambios de este tipo que, sin duda, deben tener un apoyo del movimiento feminista y LGTBIQ. Es más, este movimiento debe ser feminista y apostar por la liberación de todas las opresiones, o por lo menos a contribuir a crear alianzas, porque evidentemente existen fuerzas comunes de exclusión y opresión y por tanto, existen enemigos comunes. No considero que una opresión sea dura y que la otra esté llena de poesía. Por tanto, el Movimiento #15M es el proletariado indignado,y pese a quién le pese, es una indignación feminista. Lo digo por lo sucedido en algunas acampadas con respecto a la creación de comisiones feministas. Hay que tener en cuenta que, aunque la opresión sexual no nace con la formación del capitalismo, sin duda éste último la ha remodelado y caracterizado. Si sólo le damos valor al trabajo asalariado, por ejemplo, podemos llegar a devaluar el papel del trabajo doméstico, la opresión de las mujeres y las maricas en las familias, la reproducción social y los cuidados de la vida ( o de la mano de obra que explota el sistema). Por eso, la lucha feminista es una lucha colectiva, y no vale la excusa de que seamos simples ciudadanas indignadas, porque hay diferencias entre nosotras, por eso existe el feminismo y por eso es una lucha del “aquí y ahora”, sin más contemplaciones. Feministas, como Judith Butler, recomiendan pasar a la ofensiva y romper con cierto víctimismo que paraliza la acción del movimiento feminista y LGTB, y plantea la alianza entre ambos. Pues bien, esa estrategia es necesaria para dar cuenta de que no son luchas secundarias y que las discriminaciones y exclusiones simplemente favorecen que nos confundamos de enemigo (piénsese en el discurso xenófobo y los triunfos de la extrema derecha en Europa).

No nos debemos perder en falsas premisas acerca de este movimiento: ni es apolitico ni puede ser más que de izquierdas. A menudo solemos escuchar la confusión entre “movimiento apartidista y movimiento apolitico” o “entre hembrismo y feminismo”, cuando son cosas totalmente diferentes, pero es necesario entender que puedan existir estas confusiones dadas las caracteristicas de la política de nuestro sistema. Pero entenderlo no significa reproducirlo o dejarlo sin respuesta, sino que hay que dejar cosas bien claras, y sobre todo hay que tener muchísimo cuidado con los trazos que damos. Las propuestas que se han hecho por parte del “Movimiento #15M” son medidas que sólo pueden funcionar en una propuesta claramente “antisistema”. Debe ser eso que tanto repiten y denigran los medios, que si lo hacen por algo será, porque ellos sí que no son parciales ni apolíticos ni apartidistas, pues tienen bien claro de que lado están. Sería un error caer en la trampa de seguir creyendo en el mensaje que nos transmiten los medios, como sería también un error caer en el discurso hegemónico de que todos los partidos o políticos, sin más matices, son malos y son el enemigo. Pienso que es el discurso perfecto para que los liberales nos hagan creer que no existe ninguna fuerza política que en las instituciones represente las exigencias del pueblo, y de esta forma poder integrar en sus programas algunas de estas propuestas con el fin de salvar como sea el infierno capitalista, como puede ser el caso de las listas abiertas. Si vamos en este línea, no tiene ningún sentido exigir una reforma de la ley electoral y cometemos el error de creer que no existe ninguna posibilidad de actuar en las instituciones a través de representantes que llevan mucho tiempo llevando la voz del pueblo a los parlamentos. El problema no son los partidos en sí, sino el sistema en sí y aquellos que lo sustentan poniendo el parlamento y las instituciones al servicio del mercado.

No puedo acabar sin hacer alusión a la celebración de Orgullo LGTB de este año. Es el momento perfecto para continuar con la indignación y llevar a cabo un Orgullo más crítico que nunca, porque sobran razones para hacerlo. Debemos exigir que no se va tocar ni un mínimo de lo que hemos conseguido y ello incluye la utilización del espacio público. Lo que ha sucedido estos días con Gallardón puede examinarse de muchas maneras. Mi opinión es que no se puede analizar los actos de las personas que participaron en la protesta que tuvo lugar por fuera de su casa de forma aislada e individual, sino que se debe poner en relación con la organización política de la sociedad y la utilización del espacio público. Si existieran cauces realmente democráticos de participación de la ciudadanía sobre el uso y disfrute del espacio público, no existiría la necesidad de protestas de este tipo. Si algo falla, Gallardón debe tener alguna responsabilidad, ¿ o es que de nuevo las ciudadanas tenemos la culpa por exigir lo que debe ser nuestro o de no tener los medios para hacerlo efectivo? No hay que olvidar que Gallardón no es un ciudadano cualquiera y que no hubo agresiones de ningún tipo. Sin embargo, sus ordenanzas contra la prostitución, la mendicidad o la música en la calle son agresiones continuas a la libertad de las ciudadanas y sí que funcionan como violencia y como agresiones.

El proletariado empieza a indignarse y las transmaribibolleras también. Esos cambios se pueden ver en la participación de colectivos lgtb en las acampadas y en las manifestaciones. Y es algo inevitable, porque el sujeto liberal que se forja a si mismo en el mercado rosa, y que sólo es lgtb, no existe. ¿Alguien conoce a una persona que sea simplemente bisexual o bollera? Yo todavía no me he encontrado a una. Y por eso tenemos que estar en el Movimiento #15M, porque hay demasiadas maricas en paro y demasiadas bolleras explotadas sin derechos. Porque el sistema nos asfixia y ya no quedan más parches para que la pelota no acabe estallando. Porque esta crisis no la vamos a pagar. Porque si juntamos todas nuestras plumas, jamás nos robarán la posibilidad de soñar y volar.

Nos vemos el próximo domingo 19 de junio en las calles.

Josué González Pérez

Anuncios

Acerca de laexplosiondeldesorden

Activista en Ecologistas en Acción.
Esta entrada fue publicada en Reseñas de sus libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s